Archivo de abril 2008

Angel Garraza: ‘Los frutos del humo’

Por • 30 de abril, 2008 • Tema: Exposiciones

Exposición: Sala Luzán de Zaragoza
30 de abril al 29 de mayo de 2008. Inauguración 30 de abril a las 20 horas

“En el transcurrir del tiempo suceden acontecimientos que determinan nuestra existencia, pequeñas o grandes historias que desencadenan posibles temas de reflexión, que en ocasiones se materializan en una serie de obras, en las cuales intento dar respuesta a estas cuestiones personales pero sin ánimo autobiográfico, en cierta manera se trataría de hablar de lo personal en clave universal. Desdibujo los perfiles para que el objeto se sitúe en un punto extraño, ambiguo, desprovisto de reconocimientos tácitos. Prefiero realizar un ejercicio de cierta contención emocional, una cierta distancia que me permita desarrollar mis propuestas en un territorio interpretativo de claves y sugerencias”. (Angel Garraza)

\"Los frutos del Humo, Angel Garraza\"

Los frutos del humo, 2007-2008 gres chamotado / Caleidoscopías, 2007 loza

  • (flirck/artceramics) Exposición, acceso a más imágenes (cortesía del artista):
    LOS FRUTOS DEL HUMO

Texto catálogo:
Garder Reguera

Somos lo que somos

La escultura es, sin duda, el género creativo con una mayor relación con la historia del ser humano, más bien, con la historia de la relación del animal-humano con su entorno natural. De hecho, toda la historia de la escultura puede ser vista, en cierto sentido, como una afirmación del hombre como parte del todo-natural. Frente al sesgo virtual de otros modos de crear como la literatura o la música –inmaterialidad pura-, la pintura –hace mucho tiempo ya emancipada de la búsqueda manual del pigmento- o los recientes campos de la fotografía, el cine y video o las nuevas tecnologías, la escultura mantiene, y mantendrá siempre, en su misma base una metáfora sobre la relación del hombre con la naturaleza a través de la tierra, las maderas y los metales, elementos naturales con los que el escultor juega, crea y se recrea. Esta relación es a su vez una reflexión sobre el tiempo. El tiempo del hombre –mudable, cambiante, lineal y, final en inevitablemente, mortal- se enfrenta en la escultura al tiempo de la naturaleza –cíclico, constante, eterno-. Del anhelo del ser humano de hacer suyo el tiempo natural, de sus ansias de inmortalidad y trascendencia, surgió el sentimiento religioso –distinto, empero, de las religiones- y, con él, con la urgente necesidad de trascendencia, de ser algo más, la escultura. El hombre ansiaba ser como la naturaleza porque soñaba -y sueña aún-, en el invierno de su vida, con el regreso de la primavera.

De este sueño de restablecer las reglas del juego de la vida, de reformular el tiempo humano, nacieron los hombres de barro seco, de madera y de piedra, hombres en los que el tiempo se detenía, hombres que alcanzaban la inmutabilidad e inmortalidad presupuesta sólo para los dioses. La escultura, en este sentido, era una rebelión contra la decrepitud del propio cuerpo, contra el destino mortal del ser humano, ese que, en palabras de Jean Amery, “anula el sentido de cualquier razón”(1). Y a buena fe que lo consiguieron. Desde las primeras Venus prehistóricas, hasta los líderes comunistas de la URSS, pasando por Ramsés, Jesucristo o David, quien ha devenido piedra, ha vencido al tiempo. La grandeza del faraón o el dolor de Cristo no se circunscriben a su momento, sino que recorren toda la Historia de la humanidad.

El tiempo es precisamente la clave fundamental de los trabajos de Ángel Garraza (Allo, Navarra, 1950). El tiempo, sí, pero en clave individual, esto es, el tiempo encarnado en memoria, en recuerdo, en eso que llamamos pasado y que no es otra cosa sino lo que realmente somos, el camino recorrido hasta llegar a donde ahora estamos. “Los frutos del humo” (2007-08), pieza que da título a la muestra que ahora nos ocupa, representa una misma estructura, que recuerda a un cerebro, sometida gradualmente a una serie de cambios. Es, pues, una metáfora del tiempo, que no es sino cambio, en la que lo humano –representado por la forma cerebral de las piezas que componen la serie-, está sometido a una suerte de tiempo natural, atravesando una serie de estadios de evolución que van desde el florecimiento hasta la caída de las hojas, pasando por el cambio de color de las mismas, que surgen paulatinamente en cada pieza. Vemos, pues, que como en los calendarios medievales que ilustran los pórticos de las iglesias, el tiempo en esta pieza está representado a través de una imagen natural, es el tiempo de la cosecha, de la madre tierra, pero hecho tiempo del hombre. Quizá por ello, por ese carácter fundamentalmente humano, tenga sentido en la serie “Los frutos del humo” una pieza de cierre, esto es, de conclusión, que impide el resurgimiento del ciclo. Hablamos de la pieza de pared en la que las hojas aparecen dispuestas sobre la superficie al estilo de hojas caídas de un árbol. Ésta pieza es, a nuestro parecer, una representación del punto final de un proceso concluso, que, sin esperanza para un eterno retorno del estilo del ansiado por Nietzsche, resulta una imagen de la vida humana cuando es contemplada en conjunto, una imagen del tiempo detenido –el pasado visto desde el presente-, sin lugar para el resurgimiento, el renacimiento, para el volver a ser. Tiempo muerto, pues, imagen del paréntesis de ser que supone el ser humano en la inmensidad constante de la nada El hombre, en palabras de E. M. Cioran, “el camino más corto entre la vida y la muerte”(2). Un momento, un suspiro… y nada más.

La metáfora sobre el tiempo humano y, por tanto, sobre la muerte, que se sirve en “Los frutos del humo”, se refuerza con las series “Caleidoscopías” (2007). En éstas, Garraza ofrece una suerte de recreaciones de elementos con una fuerte carga representativa, como casas, penes, perfiles de rostros, cruces, corazones, labios, botas o relojes de arena, que combina, en una de las series, con una pieza que se repite y que representa el cortex de un cerebro, y en otra, entre sí formando una presentación elíptica y dos lineales. En la primera de las series, cada una de las piezas de corte pictográfico, como decimos, está combinada con otra que representa un cerebro, sino machihembrando, sí al menos penetrando una pieza a la otra, deviniendo una sola entidad. Este gesto de penetración es, sin duda, una reflexión sobre la identidad personal en la que determinados elementos externos pasan a formar parte del conjunto que forma el yo, en la medida en que se vinculan a lo que soy, algo que también vemos en la serie “Recorriendo recuerdos” (2004), en la que el camino transitado deviene memoria y, de ese modo, pasa a formar parte del yo.

Así, en “Caleidoscopías” nos encontramos en conjunto con múltiples piezas esparcidas por pared y suelo que viene a ser una imagen poética de la memoria, representada por los elementos que van sumándose paulatinamente a la identidad personal a través del tiempo; recuerdos dispersos que a poca distancia reclaman su individualidad, pero en la lejanía ofrecen una imagen conjunta sin duda homogénea y cabal. He aquí, pues, que de nuevo nos encontramos con una reflexión del tiempo humano. Por un lado, en el sentido de camino recorrido, de suma y cambio del yo, de lo que somos, a través de la relación extendida en el tiempo con el entorno. Por otro lado, la metáfora ilustra la condición de accidentalidad del yo, en la medida en que sólo la distancia –el tiempo transcurrido-, dota de coherencia a un relato que en el momento de ser vivido carece de la misma, ofreciéndose como una serie de hechos aislados sin relación entre sí. En este sentido, en ocasiones nuestra propia existencia, nuestra vida, se nos antoja como un mero cúmulo de casualidades, fruto de la accidentalidad y sin presencia ninguna de necesidad. Bien podría haber sido mi vida completamente distinta, nos decimos, y pensamos si algo nacido de la casualidad puede tener sentido. Igualmente, en esta serie de Garraza el espectador navega entre los polos opuestos de la accidentalidad y la necesidad, debido al carácter combinatorio de la serie –algo recurrente en la obra de este artista-(3). Quizá por ello, el Catedrático de Estética de la Universidad de Valencia, Román de la Calle, señaló en su momento la “virtual posibilidad de que la propia obra (de Garraza) se prolongue y crezca, de manera indeterminada” a través de la adición a las series de “objetos de la misma familia, o multiplicando la complejidad rítmica de las alternantes preferencias cromáticas de dichos elementos compositivos”(4). En las palabras de De la Calle, como vemos, se señala la fundamental alegoría de la relación del ser con el tiempo que está presente en las piezas de Garraza. De la combinatoria de objetos surge una pieza que bien pudiera haber sido distinta, pero que es esa y no otra, aún cuando en su misma disposición formal se deja abierta la puerta a la reflexión sobre la otredad. Como sucede con nuestro yo, la accidentalidad deviene necesidad. Pudimos ser otra cosa, pero somos lo que somos. Yo soy el que soy, tal y como Dios dice a Moisés en el Éxodo, y no otro.
Esta misma sensación de múltiples potencialidades presentes en lo que de hecho es, se transmite también en la segunda de las series que componen “Caleidoscopías”, en las que las mismas piezas pictográficas se presentan aisladamente –ya sin su combinación con el cortex- formando, por un lado, una elipse en el suelo y, por otro, dos paneles de pared en los que los elementos se presentan de manera lineal. He aquí de nuevo, una reflexión en torno al hecho de la memoria, donde dependiendo de la disposición de los recuerdos obtenemos lecturas contrapuestas. La elipse inspira movimiento: vida. En contraste, la disposición lineal de los objetos da una lectura ordenada, coherente, del recuerdo, del relato a posteriori que toda vida es: biografía.
La crítica de arte Alicia Fernández apuntó, con razón, que “visto en su conjunto, el trabajo de Garraza es un empeño por transformar las ideas en formas”(5). En lo referente a la exposición a la que ahora asistimos, estas ideas son de corte sentimental, ideas surgidas de la vivencia, tamizada por el recuerdo, la memoria. No pensamos en abstracto, no somos ni dioses de la razón, ni hijos de ella. Somos la tierra que pisamos, el aire que respiramos, los objetos que nos rodean y con los que nos relacionamos. Somos labios, somos pene, somos hogar y rostro. Somos botas, cruz, corazón. Más bien: somos el modo en que pensamos la tierra que pisamos, el modo en que vemos y del que hablamos de los labios que besamos, la cruz que arrastramos, la casa que habitamos. Somos lo que somos y cómo nos narramos. Somos ser, palabra e imagen.


(1)“Revuelta y resignación. Acerca del envejecer”, Jean Amery, p. 31. Pretextos, Valencia, 2001.
(2)“El ocaso del pensamiento”,E. M. Cioran, p. 109. Tusquets, Barcelona, 2000.
(3)Para Antonio Garrido Moreno en la obra de Garraza surge un “discurso del que surge la paradoja, la comparación, el contrapunto, los opuestos, la igualdad o la diferencia, la idea, el diálogo con el espacio, el poema visual”. En “Reflejos sojelfeR”, texto incluido en el catálogo de la exposición del artista realizada en la Capela Santa María de Lugo en 2001
(4) “Los rincones del horno”, Román de la Calle, en el catálogo de la exposición del artista realizado con motivo de su exposición en el Keramikmuseum-Westerwald entre octubre y noviembre de 2000.
(5) “Poemas formales”, Alicia Fernández, en el catálogo de la exposición retrospectiva sobre la obra del artista que el Aula de Cultura de la BBK, Bilbao, realizó en 2006.



I curso “anagama noborigama”: International Exchange

Por • 27 de abril, 2008 • Tema: Anagama-Noborigama, Anteriores portadas, Cursos, José Antonio Sarmiento, Recomendados

English Version Bellow

ANAGAMA INTERNATIONAL EXCHANGE
Curso de cocción de leña: demostraciones, cocción, y práctica con los asistentes

San Cibrián de Ardón – León, 16 al 24 de Junio 2008

Comisario del evento y director de la hornada: José Antonio Sarmiento
Artistas invitados: Helena Andersson (Suecia) / Dale Huffman (Estados Unidos)
Colaboradores: Hanne Niess (Dinamarca) / Josep Lluis Sancho (Cataluña)
Coordinación: Alfar Galería Azul

!!Ven y haz tu propia obra con nosotros en un horno de estilo japonés!! Ah, y a un precio increíble por ser el primer año. No te lo puedes perder.

Curso dirigido a ceramistas profesionales o amateurs, artistas plásticos y demás interesados en profundizar en el conocimiento y manejo del “anagama-noborigama”. Se estudiará la realización de formas y esmaltes, la carga del horno y la cocción en alta temperatura con leña. Los asistentes recibirán atención personalizada atendiendo a cualquier nivel de conocimiento.

\"demostracción cocción\"

demostración de la cocción en el anagama-noborigama

\"Dale Huffman junto a su obra\" \"Demostración de Helena Andersson\"

Dale Huffman / Helena Andersson

José Antonio Sarmiento (España), pintor y ceramista con una amplia experiencia en hornos de estilo oriental y cocción con leña.

Artistas invitados:

  • Helena Andersson (Suecia), escultora y ceramista especializada en cocción de leña, colaboradora en las actividades de Näas.
  • Dale Huffman (Estados Unidos), profesor asociado en Carlow College –presidente del departamento de arte desde 1998, cargo que compagina con el de miembro de la Facultad de Pittsburgh en el Centro para las Escuelas de Arte–, y ceramista especializado en cocción de leña.

Programa 16 al 24 de junio 2008:

Día 16 lunes desde las 9h. y a lo largo del todo el día

Entrega de la documentación. Demostración, explicación sobre el horno, y realización de piezas. Los participantes van llegando y comienza la realización de piezas en el taller. Si se prefiere los participantes pueden traer piezas bizcochadas –realizadas en un gres para cocer a 1300º C. (con un límite de 6 piezas bizcochadas por participante -ó 6Kg. de pasta cruda; más instrucciones al formalizar la inscripción).

Día 17 martes
Carga de las piezas en el horno y encendido (el modo de cargar el horno también se afronta como parte del proceso creativo).

Días 18 miércoles, 19 jueves y 20 viernes
Continúa la cocción día y noche
La hornada estará a cargo del director, y en cada turno siempre habrá un maestro para dirigir a cada equipo. Los participantes podrán ir y venir o participar si lo desean junto a los diversos turnos de relevo al que sean asignados.

Día 21 sábado
Enfriado del horno
Día libre (descanso). Visita al MUSAC (museo de arte contemporáneo)

Día 22 domingo y 23 lunes
El horno sigue enfriando
Descanso, charla con imágenes y demostraciones a cargo de los artistas invitados.

Día 24 martes
Descarga del horno
Limpieza pulido y valoración de las obras
Mesa redonda con los artistas, entrega de los certificados de asistencia. Ceramic party.
Vuelta a casa con tus piezas.

Precios
Participante Workshop: 340 € (materiales y seguro incluído). Descuento para estudiantes o anteriores participantes a nuestros cursos -10% (310 €).
Visitante : 25 € ver cocción viernes día 20 y asistir martes día 24 al ceramic party .

Acomodación y comidas
Solicitar la lista disponible de alojamientos (hotel, pensión y camping) en la zona.
En los pueblos cercanos también hay restaurantes típicos, ubicados en antiguas bodegas excavadas en la tierra (Cembranos, Valdevimbre, Ardón), casas de comidas con plato del día a precios populares, y tienda de comestibles (en Cembranos y Valdevimbre).

Si se prefieren los bocadillos… los embutidos de Cembranos (El Pórtico), la panadería y el vino de Valdevimbre son recomendables.

(Nota: los horarios pueden estar sujetos a ajustes en función del desarrollo del trabajo)

    Información esencial

    Abierto plazo de inscripción (desde 28 abril). PLAZAS LIMITADAS.

  • Fechas de celebración: 16-24 de junio 2008
  • Lugar: España, San Cibrián de Ardón – LEÓN (15 km. Al sur de la ciudad de León,
    a 2 km. de Cembranos)
  • Idiomas: castellano, catalán, English, Svenska, Rigsdansk
    Consultas por email ó tel. (+34) 676 47 45 48

ACCEDER AL FORMULARIO DE INSCRIPCIÓN

Más información sobre los artistas y su obra (orden alfabético):

\"demostración de José Antonio Sarmiento\"

Demostración de José Antonio Sarmiento

¿Cómo encontrarnos?


Ver mapa más grande


ANAGAMA INTERNATIONAL EXCHANGE
Woodfiring workshop: demonstration, firing and participants working

Curator and woodfiring director: José Antonio Sarmiento (Spain)
Guest Artist: Helena Andersson (Sweden) / Dale Huffman (USA)

Collaborators: Hanne Niess (DK) / Josep Lluís Sancho (Catalonia)
Coordination: Alfar Galería Azul

COME AND CREATE YOUR OWN PIECES WITH US IN A JAPANESE STYLE KILN!

Ah, and at an incredibly affordable price as a first time offer! Don’t miss it!

The course is aimed at professional potters, artists, and people who simply enjoy pottery, and will give you a deeper understanding of working with an “anagama-noborigama” kiln. We will be looking at the entire process, from shaping your piece, to glazing, to loading the kiln, and wood-firing at high temperatures. Participants will receive personalised attention, tailored to their level of experience.

Programme:

Monday 16th from 9h.
Arrive participants, presentation, demonstration and discussion about kiln. Participants made pots or can bring bisque fired pots suitable clay for stoneware (1300º C.) 6 pieces or 6Kg. raw clay (more instructions with inscription).

Tuesday 17th
Kiln stacking and Start firing

Wednesday 18th, Thursday 19th , Friday 20th
Firing day and night

Firing will be headed by the director, and on each shift there will always be a master to lead each team. Participants may come and go or if they wish to participate in the various shifts relay to which they are assigned.

Saturday 21th
Kiln cooling
Free day (relax). Contemporary museum MUSAC guided tour

Sunday 22th and Monday 23th
Kiln cooling
Rest, slide show and discussion, guest artist demostrations.

Tuesday 24th
Unpack, clean pots, valuing the works
Panel discussion with artists, delivery of certificates and ceramic party
Back home with your pieces.

Prices
Workshop participant: 340 € (material and insurance include).
Discount for students 10% (310 €).
Visitor: 25 €, only see firing day 20th and open kiln day 24th, discussion board and ceramic party.

Acomodation and lunches:
A list of (hotel, B&B, camping) in the area is available.

Information

Dates 16-24 June 2008
tel. (+34) 676 47 45 48
PLACES LIMITED

Spain, San Cibrián de Ardón – LEÓN (see map above)
Languages: Spanish, Catalán, English, Svenska, Rigsdansk.

INSCRIPTION FORM

Post escriptum, otros enlaces relacionados:
RESULTADOS DEL WORKSHOP



La Mesa Larga

Por • 25 de abril, 2008 • Tema: Noticias

Santiago de Chile, Taller Huara Huara
Cerámica utilitaria -de autor- para el gran público
26 y 27 de abril 2008

“La Mesa Larga es una exposición y venta de cerámica utilitaria que el Taller Huara Huara organiza dos veces al año. Una especie de mesa de aproximadamente cien metros, que se arma por dos días a lo largo de los Jardines de Borderío, un parque que bordea el río Mapocho en Santiago de Chile.

La Mesa Larga

Visión parcial de La Mesa Larga / Empaquetando una de las obras

Sobre esta superficie los integrantes del taller Huara Huara exponen entre 1500 y 2000 objetos de gres, cocidos en atmósfera reductora, todos para uso doméstico. El 26 y 27 de abril de 2008 tendrá lugar la edición nº 15 de este evento. El objetivo, aparte por supuesto de las ventas, es abrir espacios a una cerámica funcional de calidad, pensada como pieza única y que plasme el espíritu de su autor. (En palabras de la organización del evento) Nos sentimos felices pues cada vez atrae mas público, es un paseo agradable, se ven bicicletas, familias enteras y ancianos que vienen a recorrer nuestra mesa y dialogar con nosotros”.

El taller Huara Huara, fundado por la reconocida artista-ceramista Ruth Krauskopf, viene cumpliendo su objetivo en torno a la cerámica de calidad. Contempla la intención artística con libertad, sin prejuicios entre los géneros (escultura y alfarería de estudio) y entiende la necesidad de convivir con ambas expresiones, adecuadas a cada momento. Una actitud que sin duda fortalece la apreciación de un arte abierto y liberado por la visión de la modernidad.

La cerámica actual es más experimental, expresiva y libre que nunca, pero, al mismo tiempo, retoma tradiciones milenarias. En el Taller Huara Huara nos proponemos, sin ignorar la tradición, aportar al mundo contemporáneo tanto la creación de cerámica utilitaria como de escultura. Para ello, cultivamos un ambiente propicio para la discusión e interacción, incorporando a ceramistas de diversas visiones y nacionalidades, y abriendo espacios a distintas formas de expresión.

Así, no es raro encontrarse con artistas consagrados admirando la obra de un principiante, aprendiendo de su frescura, de esa irreverencia por la técnica que muchas veces impulsa a quienes comienzan a lograr grandes aciertos. Tampoco es raro encontrarse con un nuevo integrante que escudriña a su alrededor, entre contento y respetuoso, admirando las buenas obras que contempla y quizás pensando si podrá llegar a eso.

Este ambiente recuerda nuevamente, por si lo hemos olvidado, que no todos los caminos son iguales, que la excelencia tiene que ver con el talento, con el compromiso y la perseverancia, con la capacidad para ser libres, con el rigor en el oficio, con el respeto por la propia identidad y con el talento por saber expresarla en un significado universal. Ruth Krauskopf

Información:



Vídeos de David-Asterisco

Por • 25 de abril, 2008 • Tema: Artistas Emergentes

David AsteriscoConocimos a DAVID-ASTERISCO (nombre artístico de David N…) hace unos años en su tierra, Asturias. Entonces él hacía cerámica, y asistía a un curso práctico de tres días impartido por José Antonio Sarmiento. Más tarde supimos de sus andanzas por Barcelona como artista emergente, “grafitero-cerámico”, colocando su asterisco por todas partes (Proyecto asterisco: Asturias, Barcelona, Bosnia). Las últimas noticias habían sido que, cámara en mano, andaba filmando alfares en la India…

Después de tanto tiempo, hoy celebramos haber recibido dos de sus obras recientes (en formato vídeo), enviadas desde Perú y camino de New York. En YouTube lleva ya colgados 9 vídeos, y espera muy pronto poder ofrecer a la venta un DVD con la recopilación de los mismos bajo el título “Pottery travel”.

El lenguaje artístico de DAVID-ASTERICO reflexiona sobre la alfarería como concepto y metáfora para entender el significado de la vida. Enfoca la atención en componer una pieza (en formato de vídeo) que resulta ser una expresión artística por sí misma; y lo hace manipulando una narrativa documental, de una realidad que se engarza al ritmo de la música, para poner: –sobre todo– el énfasis entre el encuadre de la composición (en una especie de categoría «Dogma», aunque en su caso si utiliza música) y el ritmo sonoro; el movimiento de la cámara en la mano (latido y respiración) junto al coraje inspirado por un tema que nos une a la tierra – la alfarería (pottery), para explicar nuestra existencia en el orden social, más allá del poder establecido por el oro o el poder de la religión, o el político, hasta emborronar las fronteras que separan.

En definitiva, DAVID-ASTERISCO, utiliza la serie documental y sin embargo deja este lenguaje en un plano secundario, para centrarse en la fibra más que en la trama. Nos muestra así un modo de vida y el drama de la existencia; nos muestra lo que nos une más allá de las fronteras de lo imposible (IMPOSSIBLE IS NOTHING, enuncia una de sus recientes composiciones: imágenes recogidas en India, Nepal, Honduras y Guatemala, a lo largo del último año). Desde la máxima del “querer es poder”, no se cierra ante las apariencias, escarba buscando la belleza que habita en todas partes –la encuentra reflejada en el espejo de la hospitalidad, el amor, y el coraje–, y separa el polvo de la paja aireando las evidencias que parecen ocultas para un “ciego fingido” (el que no quiere ver, ni sentir).

En mi opinión hay una re-lectura que hacer, “entre líneas”, en esta serie de vídeos de este asturiano nómada que utiliza para expresarse la tecnología y el lenguaje de la alfarería. Un trabajo que nos sitúa ante la profundidad de una realidad que mantiene el equilibrio de nuestros pies, agarrados a la tierra. La paradoja que presenta es interesante: utiliza la tecnología de la sociedad avanzada, el lenguaje de lugares que parecen olvidados, el sentimiento del hombre, en un cóctel explosivo y aderezado al ritmo de una música que no parece precisamente escogida de modo aleatorio. Más bien me inclino a pensar que ha sido elegida con toda intención, mientras que el artificio del montaje consigue el efecto de hacer bailar a su ritmo las imágenes.

Su consejo, según sus palabras: “verlo +mejor con pantalla pequeña y la música a tope”.

Información:
Videos

  • “Imposible is nothing” (imágenes documentales recogidas en India, Nepal, Honduras y Guatemala)
  • “Raj Prasad” (imágenes de la TV de Nueva Delhi)

[youtube:http://www.youtube.com/watch?v=ZBzRF3XiT6c]

[youtube:http://www.youtube.com/watch?v=43eenppvkZA]

DAVID-ASTERISCO (Asturias, 1979), se declara ceramista “casi autodidacta” y vídeo-artista, viajero incansable. Vídeos en YouTube: 9

David (“asterisco”) a su paso por Perú, 2008



Exposición en el González Martí: Desde Gmunden/Austria (2006), 24 obras de 12 artistas europeos

Por • 23 de abril, 2008 • Tema: Conferencias, Exposiciones

Después de los simposiums celebrados en 2003 y 2004, organizados por Keramik Manufactory, el consejo de la ciudad de Gmunden decidió continuar con el evento contando con este principal patrocinador. De este modo, desde el año 2005, se ha consolidado con carácter bienal como muestra de cerámica contemporánea internacional: Gmunden Keramik Symposium.

gmunden_ Tania Estermann gmunden_ ferenc koleszar

Tanja Estermann / Ferenc Koleszár

Con intención de preservar la más alta calidad para dicho acontecimiento los artistas son invitados a enviar sus solicitudes, pasando por la selección de un jurado también internacional, compuesto por especialistas en la materia -entre los que se distinguen conocidos críticos, profesores, así como algunos artistas participantes de las anteriores ediciones. El jurado del la edición del 2006 estuvo formado por: Gabi Dewald (periodista, editora jefe de Keramik Magazin, Alemania), Magarete Gefke (artista-ceramista, miembro de la Academia de Arte de Linz), Simone van Bakel (aratista participante del simposium de 2004, Holanda), Caroline Wyhman (artista ceramista, Londres, Great Britain), Janos Probstner (Hungría), Enric Mestre (artista ceramista y hasta su jubilación profesor de la Escuela de Arte de Valencia, España).

Contenido de la Exposición

Se exponen 27 obras realizadas durante el Simposio Internacional de Cerámica de Gmunden en el año 2006, en el que participaron 12 artistas de diversas nacionalidades europeas:
Tanja Estermann. Austria
Senta Fabsits. Austria
Myriam Jiménez Huertas. España
Ferenc Koleszár. Hungría
Maren Koll. Alemania
Helene Kortner. Noruega
Gareth Mason. Gran Bretaña
Júlia Néma. Hungría
Sabine Selmke. Alemania
Annie Turner. Gran Bretaña
Netty van Osch. Holanda
Carolin Wachter. Alemania

Información Esencial:

  • Exposición con obra perteneciente del
    Simposio Internacional de Cerámica de Gmunden (2006) / Gmunden, Keramik Symposium
    Lugar:
    Museo Nacional de Cerámica González Martí
    C/ Poeta Querol, 2
    46002 VALENCIA
    Tel. 96 351 63 92 / Fax. 96 351 35 12
    Sala III, 3º planta
    Hasta el 29 de junio, 2008

    Organización:
    Museo Nacional de Cerámica y Artes Suntuarias González Martí
    Dirección Técnica:
    Antón Andert
    Coordinación:
    Eva Fürtbauer
    Carlos Cespedosa Pita



Noticias desde EE UU, workshop en Missouri

Por • 19 de abril, 2008 • Tema: Noticias

Eva Zethraeus, Gregory Miller y Jane Hyeck, tres de los participantes del intercambio celebrado en los países escandinavos, también han viajado a Estados Unidos para asistir a la celebración de NCECA. Además de participar con obra en la exposición “Nordic Woodfire” incluida en el programa de este singular evento CARNEGIE-SEWICKLEY ROUTE Stop 1, estos tres ceramistas participaron en un workshop en la Escuela Universitaria de Missouri (MSU), en Sprinfield.

En las imágenes: un momento del taller, preparación para la cocción de los trabajos que se cocieron en el noborigama, y a continuación viendo los resultados.

missouri workshop_1 missouri workshop_2

MSU en Springfield, Missouri workshop 2008

missouri firing_3

Preparando la cocción en noborigama; Orzarks College, Branston-Missouri

missouri cocción missouri resultados cocción



Presentación de J.A. Sarmiento a cargo de Abraham Rubio

Por • 8 de abril, 2008 • Tema: Anteriores portadas, Artículos, Artistas, Destacados, Exposiciones, José Antonio Sarmiento

(El día de la inauguración en la galería Cuatro Diecisiete, por Abraham Rubio)

Presentar a José Antonio Sarmiento en la Galería Cuatro Diecisiete es todo un honor. Primero, porque poder hablar de un artista íntegro es todo un privilegio y segundo porque es un lujo que el catálogo para la exposición haya sido escrito por uno de los grandes historiadores del arte español, Javier Hernando, al que admiro desde hace mucho tiempo y al que he citado en mis escritos en más de una ocasión.

El espacio de la Galería Cuatro Diecisiete se ha adaptado como anillo al dedo al saber hacer de José Antonio Sarmiento y el conjunto expresa bien su labor en el campo de las cerámica y el reflejo de sus técnicas de cocción, de tal manera que encontramos unas maravillosas esculturas-plato cocidas en el anagama, donde el fuego y la ceniza han pintado mano a mano con el artista expresivos y sugerentes matices del color de la naturaleza. Toda la fuerza de los emaltes blancos y negros impregnan el gran conjunto de las piezas llamadas “reversibles”, cocidas en las cámaras del noborigama a 1300 ºC, y que son un gran descubrimiento y un feliz hallazgo escultórico, donde el espectador dice su última palabra, ya que puede disponerlas por una u otra cara, según su estado de ánimo. Por último, aunque aquí las vemos nada más entrar, ha aprovechado el calor de la última cámara del noborigama, para cocer un conjunto de piezas de color rojo, con translúcidos engobes blancos, que nos sugieren sencillez y economía expresiva de medios, pero al mismo tiempo una compleja red conceptual.

reversible_ desayuno en la hierba

DESAYUNO EN LA HIERBA, 2008 gres y esmalte

Estamos convencidos de que el artista de la cerámica José Antonio Sarmiento ha llegado a la madurez como creador, y que si partiendo de la alfarería, del torno, del modelado, había sabido convertir obras utilitarias en piezas artísticas por sí mismas, ahora con estas esculturas “reversibles” ha dado un paso más, y ha llegado al núcleo del arte conceptual, logrando un equilibrio entre la naturaleza que le rodea y sus más íntimos sentimientos, a veces llenos de poética, como en la obra “Bajo la glicina”.

En 1999, durante el IV Congreso de la Asociación de Ceramología conocí por primera vez la obra de José Antonio Sarmiento de la mano de su hermana María Jesús, que pronunció una reveladora conferencia sobre las cerámicas de influencia japonesa que salían de su horno de leña de dos cámaras construido en San Cibrián de Ardón (un año después construiría en el mismo lugar un anagama-noborigama). Ahora, para todos los que hacen cerámica o escriben sobre esta materia, este pequeño pueblo leonés es muy conocido, al menos de oídas o a través de fotos y textos. En aquel Congreso de Vitoria yo presentaba una ponencia sobre los ceramistas Zuloaga, de quienes estaba preparando una tesis en la Universidad Complutense y a quienes consideraba unos de los protagonistas del cambio que se producía a finales del siglo XIX y principios del siglo XX en la cerámica española, como era el cambio de artesano a artista. José Antonio y María Jesús estaban en otra onda, en la de la cerámica totalmente actual, mientras yo estudiaba lo que había pasado hacía cien años. Creo que nunca llegué a hablar con ellos sobre mis experiencias con la cerámica contemporánea, pero siempre me había interesado ese campo y también su relación con el arte de vanguardia. De hecho, parte de mi aprendizaje cultural se produjo en Cuenca en los años en que su museo de Arte Abstracto daba mucho que hablar, de 1975 a 1978, y a mi llegada a Madrid en 1980 entré en un taller de cerámica y trabajé en el mío propio desde 1982 a 1985, y como no, también me sentí muy atraído por la cerámica oriental, en especial la japonesa.

Cuando vi lo que era capaz de hacer José Antonio Sarmiento con la arcilla me dejó totalmente cautivado, y pensé lo que hubiera dado por haber estado en un taller como el suyo en aquellos lejanos años de principios de los ochenta. Presentí que él llegaría muy lejos, sobre todo si conseguía encontrar un equilibrio entre todo ese aprendizaje e influencia japonesa, tamizarla por la cultura occidental e insuflarle ese espíritu creativo que se le adivinaba en su manera de ser.

Desde que dieron a conocer a través de su página Web tanto sus obras como las de muchos ceramistas internacionales reunidas en la Galería Azul, siempre curioseo para ver las novedades que presentan y para ver como va evolucionando la obra de José Antonio. Sin duda ha llegado a una etapa de madurez, creativa y personal, sin olvidar las raíces de la técnica y estética oriental. Por otro lado, no ha abandonado esa obra totalmente mimética con lo japonés, de tal manera que no creo que haya ningún español que se sienta tan identificado con la cultura nipona como él. Es como un nuevo Bernard Leach a la española, o casi mejor a la leonesa, si nos lo permite decir el caso también ejemplar del catalán Artigas.

Cuando hace dos años me propusieron dar una conferencia en el Museo Cerralbo de Madrid sobre la influencia de la cerámica oriental en la cerámica española, después de ir repasando las distintas etapas de la historia del arte en ese campo, cuando llegué a la fase actual y tuve que buscar un buen ejemplo, no se me ocurrió otro mejor que el de José Antonio Sarmiento. Recuerdo las expresiones de asombro del público cuando vieron imágenes de sus piezas y sobre todo de ese monumental horno anagama-noborigama. Tal vez para los ceramistas especializados o interesados en el tema, este horno se vea como más normal, pero para un público amplio no tan especializado, sino solamente interesado en el mundo de la cerámica en general, el encuentro con las técnicas de cocción japonesas es todo un descubrimiento impactante.

Después de lo mucho que ya se ha dicho sobre José Antonio, escribir algo nuevo sobre sus cerámicas es toda una responsabilidad. Entre los que se han ocupado de su arte hay que citar las muchas referencias de Antonio Vivas en sus artículos introductorios en la revista Cerámica, los imprescindibles artículos de su hermana María Jesús Sarmiento, el modélico catálogo de Kosme de Barañano, el creativo catálogo para esta exposición con cubierta hecha por la mano del artista y el texto de Javier Hernando, y sobre todo tengo que reconocer que fue en un pequeño texto de Eduardo Zotes para la exposición de Salamanca “Después del invierno”, donde de pronto encontré qué era lo que tanto me gustaba de sus cerámicas, y es ese aura que desprenden.

Desde luego, José Antonio Sarmiento domina las técnicas de modelado y torneado a la perfección, los esmaltes cerámicos y las técnicas de cocción, pero si fuera sólo eso sería un artesano más. Él hace arte con las pastas cerámicas y tiene su estilo propio, que lo distingue de los demás. Ésa es una de las cualidades a la que todo artista aspira y en él es ya una realidad.

Abraham Rubio Celada es doctor en Historia del Arte, colaborador de la Real Academia de la Historia, experto y autor de diversas publicaciones relacionadas con el arte de la cerámica contemporánea, y miembro de la Asociación de Ceramología. Actualmente reside en Madrid.

Fotos en Art Ceramics (Flickr)

Otras entradas relacionadas:



Conferencias celebradas en la Escuela Francisco Alcántara

Por • 8 de abril, 2008 • Tema: Conferencias, José Antonio Sarmiento, Técnica

En torno a la obra de José Antonio Sarmiento
PAISAJES-OBJETO

(Se trata de un extracto de las dos conferencias pronunciadas por María Jesús Sarmiento en la Escuela de Arte Francisco Alcántara; Madrid, 26 y 27 de marzo de 2008)

anagama-noborigamaLa cerámica le sirve a José Antonio Sarmiento como medio en el que desarrollar una simbiosis entre forma y fuego, y elemento en el que unir en un mismo cuerpo: volumen, color y la expresión de la alfarería desde una visión contemporánea (asunto que interpreta por su carácter social, entendiéndolo como símbolo de la vida y las relaciones humanas). Después de un tiempo trabajando como dibujante y pintor, del mismo modo que el músico elige su instrumento, sintió José Antonio que la cerámica era el medio en el que le interesaba profundizar. Desde 1980 a ello se dedica a tiempo completo y de modo independiente. Profundizará en la disolución de las fronteras del arte ante la necesidad de ser consecuente con su modo de entender y vivir, y expresarse con el lenguaje de la plástica.

La resistencia y la maleabilidad del material le atrajo desde el primer momento ante la posibilidad de hacer indistintamente: escultura, obras para integrar en la arquitectura y objetos que sirviesen al «uso utilitario», sin renunciar en ninguno de los casos a la intención del arte y dedicándole tanto a uno como a otro asunto la misma importancia. De la obra de José Antonio Sarmiento se desprenderá la observación de la naturaleza como metáfora o referencia de su influencia sobre el hombre.

A todas estas razones él ha sumado la aplicación del fuego (trabajando con temperaturas desde 1000 a 1350º C.) de un modo directo y personal, con una intención artística conseguida que va más allá de la consolidación de la materia o la búsqueda de determinados efectos. Si construye sus propios hornos, o prepara sus propias arcillas y esmaltes es por una mera cuestión práctica: adaptar las herramientas y los medios a los resultados buscados, incorporando así «su» carácter a la arcilla y a todo el corpus material de la obra.

Entre los diversos procedimientos, el método de cocción elegido se integra dentro del proceso creativo de un modo inseparable a la forma: extraer una pieza del horno al rojo e incluso realizar en ella diferentes tratamientos postcocción en caliente (con humo); en el esmaltado con vapores de sal o soda; y mediante la cocción de leña (en la que este artista se ha especializado desde 1988). Estas serán acciones significativas además de sus herramientas o medios habituales de trabajo. Lo más relevante es la utilización de estos métodos sin dogmas ni ortodoxias, contemplándolos desde la libertad y buscando siempre la mayor economía de medios posible para obtener los resultados buscados del modo más natural. En consecuencia la simplicidad es una pauta recurrente en su obra.

En alta temperatura la arcilla se trasforma en un material de gran dureza y resistencia al choque mecánico –la elección del método para José Antonio depende del destino de las obras (el uso o la ubicación), pero también el modo de conseguir determinadas tonalidades, matices y texturas. Sin embargo, vemos que en su caso no le otorga más importancia a un material que a otro, sino que simplemente (el gres, la terracotta o la porcelana) se contemplarán según su naturaleza, en el sentido de construir el vocabulario apropiado para expresar literalmente un determinado discurso interpretado a lo largo de su interpretación conceptual.

Después de más de diez años trabajando con muy buenos resultados en un horno de leña de dos cámaras, con cámara de fuego estilo Bourry (cocción rápida de 12 a 14 horas a 1300 ºC.), decidió construir otro horno más grande buscando el modo de hacer cocciones de varios días; con el fin de potenciar una mayor acumulación de ceniza en el cuerpo de la arcilla (vidriando la materia a base de veladuras sin necesidad de esmaltarla, por medio de los flameados y otros fenómenos provocados). El resultado de lo que hace es pintar literalmente con fuego, potenciando el gesto del modelado y del pincel del flameado, con el viento y la ceniza.

En el año 2000, después de su estancia en Japón como invitado del prestigioso artista Ryoji Koie, José Antonio Sarmiento construyó un nuevo horno de leña en su estudio de San Cibrián de Ardón (al sur de León), combinando en uno solo las propiedades de dos tipos de hornos retomados de la tradición japonesa: el anagama y el noborigama. De este modo hace en una misma hornada (de varios días) diferentes trabajos con o sin esmalte e incluso puede cocer en cada una de las cámaras a diferentes temperaturas si así lo decide. En el ‘anagama-noborigama’ realiza cocciones con una duración de entre 4 a 7 días, dependiendo de la naturaleza del trabajo.

En la primera parte de este horno (anagama), la leña y la obra modelada comparten el mismo espacio: aquí suele realizar obras de mayor escala (en monococción), y potencia el carácter del fuego sobre la arcilla desnuda (1300 ºC). Los efectos de la ceniza convertida en esmalte deslizándose por el principio de la gravedad, las tonalidades conseguidas mediante el empleo de diferentes tipos de leña, temperatura, arcillas, atmósferas…, se combinan con el modo (posición y lugar) en que las piezas se colocan en el interior del hogar (espacio de fuego) y que junto a la duración de la hornada se suman al resultado final.

Entiende José Antonio Sarmiento estos procedimientos técnicos, según sus palabras, como «la manera más natural de no abandonar la obra en ninguna de las fases del proceso», lo que significa que puede actuar en todo momento sobre la pieza incluso cuando está dentro del horno, planteándose la cocción como parte del proceso creativo por extensión de los matices de su plástica. Es conveniente decir que como artista se enfrenta a la técnica con conocimiento y apreciando la sabiduría de la tradición; hecho que no le impide ser consciente y asumir todo el bagaje cultural que ha revolucionado la historia del arte contemporáneo. La recompensa de su experiencia personal, después de tantos años de intensa dedicación, se manifiesta en el modo en que siempre permanece atento y abierto a lo desconocido –siempre dispuesto a arriesgar hasta el límite. El aprender de los errores, le ayudó para aceptar la imperfección como una consecuencia de la vida y de los acontecimientos. De este modo contemplará la naturaleza para admirarla pero también para asumirla incluso bajo las circunstancias menos amables.

En el noborigama (varias cámaras en pendiente) coloca las piezas en las que desea revelar flameados menos violentos, y también las esmaltadas de determinada forma. A veces protegidas en cajas refractarias o gacetas (1), destinadas a salvaguardar de la llama y la ceniza un determinado esmalte o el movimiento del trazo del pincel, aunque si aprovechando el beneficio de la atmósfera y de la maduración lenta del fuego.

El horno tardará aproximadamente una semana en enfriar y es entonces, con la distancia, cuando el artista completará definitivamente el proceso: al escoger las piezas que considerará completas (después realizará unos pequeños retoques de pulido en las huellas dejadas por las conchas de mar donde se han apoyado, unas marcas que le sirven como un elemento plástico que introduce sombras y relieve en las superficies esmaltadas, y que a la vez impide que las piezas como es el caso de sus Reversibles, que esmalta por todas las caras, queden adheridos a las estanterías del horno donde se han apoyado. Para concluir todo el proceso final seleccionará las obras que considera satisfactorias de las que han de volver a hornearse para aportarles más carácter, y descartará sin contemplaciones las que no le agradan o se hayan perdido sin remedio (algo con lo que siempre cuenta debido a los riesgos que asume). Éste es el desafío. Al evaluar los resultados, la satisfacción de contemplar lo conseguido sin duda compensará todas las dificultades.

josé antonioEl resultado del trabajo de José Antonio Sarmiento es de una gran fortaleza y expresividad. Como la naturaleza, a veces refleja la violencia, y otras lo sutil, la lírica de lo humilde y hasta lo exquisito. Una profunda filosofía de carácter social se transparenta en cada una de sus piezas. En el libro El arte y sus lugares, su autor, el admirado artista Antoni Tàpies nos habla de ciertos objetos que contienen «una fuerza carismática intransferible que encuentra su punto de llegada en la mente del contemplador, no para describirle nada, sino para arrebatarle la conciencia y conseguir que sea él mismo quien abra los ojos del espíritu al misterio de la más profunda Realidad».

En su reflexión José Antonio Sarmiento subraya la contemplación de lo Relativo, confluencia en la que han coincidido Oriente y Occidente: desde parámetros del arte «zen» al llamado «arte informel europeo». Teniendo en cuenta que este artista es de los que piensa que ni la técnica ni el material son relevantes en la calificación de una obra de arte. Y que para él lo esencial es la “forma”, la mano y la mente del artista y el modo en que ambas actúan en todo el proceso (Barañano). No es casualidad, sino consecuencia, que el carácter de esta completa dedicación (de JAS) refleje –en la forma y en el fondo– la tensión de los elementos que maneja como extensión inseparable de su postura ante la vida. De esta filosofía extrae del paisaje su reversibilidad, para reflexionar sobre determinados aspectos universales que a todos nos conciernen.

En la actual exposición de José Antonio Sarmiento, REVERSIBLES paisajes-objeto, podemos contemplar objetivamente obras realizadas en la primera cámara desde la violencia expresionista, por medio de una “fuego-grafia” revelada en el gres desnudo, tallada con el esmaltado de leña, hasta la lírica de su profundidad pictórica y gestual (materializada igualmente en la profundidad y belleza de los esmaltes hechos y aplicados por la mano del artista), o sumada a la poética extraída de la humildad de la terracotta. Incluso podemos contemplar la expresión de la escultura en su propio lenguaje, y en el de una alfarería contemporánea que profundiza más allá de lo utilitario y lo decorativo. En lo subjetivo, en mi opinión, esta obra sirve también para abrir la mirada hacia la «profunda Realidad». Porque, además del placer estético que sin duda nos proporcionan estas piezas reversibles, descubre a la mirada atenta razones para pensar. En todos los sentidos y por extensión, no nos queda más que recomendar detenerse ante estas obras reversibles.

Fotos del horno de leña (anagama-noborigama)
Cerámicas de JA. Sarmiento

Otros enlaces relacionados:

(1) Gaceta: (del francés caissette, cassette, dim. de caisse, del lat. capsa, caja) f. Caja refractaria que sirve para colocar dentro del horno los baldosines que han de cocerse. (pág. 5179, tomo 12; Diccionario Enciclopédico Espasa (1989) ed. Espasa-Calpe S.A., Madrid)



Visita guiada: Reversibles, paisajes-objeto

Por • 3 de abril, 2008 • Tema: Anteriores portadas, Exposiciones, José Antonio Sarmiento

CERÁMICAS de José Antonio Sarmiento

La exposición REVERSIBLES Paisajes-Objeto, que estos días y hasta el 14 de abril puede contemplarse en la galería Cuatro Diecisiete muestra a través de una sugerente instalación obras en las que José Antonio Sarmiento ha plasmado su reflexión en el entorno del paisaje. De este trabajo se desprende la observación de la naturaleza (el paisaje y los elementos) contemplado como metáfora de su influencia y conexión con el hombre. Y lo hace de manera diferente en el modo en que apreciamos las cosas que simplemente nos agradan, hasta conseguir sacudir todos los sentidos (percepción y mente) por la fuerza carismática que se desprende de estos objetos “verdaderos”. Sin duda esta obra nos ayuda a pensar o mejor dicho proporciona razones para hacerlo.

galería Cuatrodiecisiete: Reversibles Reversibles (detalle)

Detalle de la instalación; Galería Cuatro Diecisiete

Indeed, José Antonio Sarmiento makes some very excellent work and I wish him much success in bringing such beauty to the table and homes of many people!
(Robert Yellin; Mishima, Japan 2008)

contornos

contorno2_jaSarmiento contorno07_nº1

Justo al entrar en la galería nos encontramos (a la derecha) con una instalación en la que el color blanco marca el ritmo de la composición: Contornos (engobe blanco y grattage sobre terracotta), varias piezas de pared o de mesa más tres esculturas de mesa. En el enunciado o título de estas piezas el artista emplea un juego de palabras de doble lectura: “con-torno” (hecho con el torno) y “Contorno” (en la naturaleza), en alusión a los contornos que se aprecian por medio de la transformación en que aparece un paisaje invernal (ie. en las formas cubiertas por la nieve). Formas sutiles, difuminadas bajo el blanco, intuyen representaciones de diferentes elementos como ramas, hojas, pequeños frutos y otros objetos. Son paisajes que por medio de la humildad de la materia se abren a la imaginación del espectador proporcionándole múltiples sugerencias. Personalmente me recuerdan las sombras del jardín a través de un shōji (ventanal de papel de arroz) en una casa tradicional japonesa.

Contorno08_jaSarmiento detalle contornos-jaSarmiento

Contorno nº 11 2007; D.33,5 cm. Engobe blanco sobre terracotta / Contornos (detalle)

Continuando el recorrido de la muestra vemos que en el fondo de la sala se han colocado tres “platos-paisaje”. Unas obras realizadas en el anagama, a modo de paisajes resueltos mediante una abstracción expresionista en su contexto formal y pictórico. En el ritmo del trazo o la pintura de fuego y ceniza materializada en estas piezas se expanden diversos matices y tonalidades que van del gris al blanco azulado pasando por una gama de amarillos entre el oro y el limón –colores y texturas integradas en el gesto y movimiento de las formas. Han de contemplarse estos “paisajes” no en sentido descriptivo sino en su cualidad sensorial, y de ese modo conducen al observador hasta emociones y sugerencias insospechadas. Estos platos que ahora contemplamos han conseguido revivir en mí el color y la fuerte sensación percibida durante una fría mañana de marzo (cerca del anagama); al contemplarlos me ha recorrido por la espalda el sonido del viento, el olor de la plantación de álamos blancos, la sensación de un momento preciso, congelado, en forma de sensación de los primeros rayos de sol y de la escarcha que resbala por la corteza y los líquenes adheridos a los troncos de los olmos.

paisajes 123_jaSarmiento

Paisajes 2007 (de izq a drcha) D. 47cm. 43 cm. y 53cm; gres anagama

instalación_reversibles jaSarmiento

A lo largo de la sala una plataforma de madera pintada, con un difuminado que va del azul oscuro al claro, sirve de soporte para situar varias esculturas-bandeja a pocos centímetros del suelo. Estas obras también son Reversibles en varios aspectos: por contener en su plástica dos caras y una naturaleza escultórica que respira a través de su contenido pictórico,y, además porque poseen una doble función como escultura y mesa o bandeja. Deshielo, Nocturno, Túmicielo, Lago, Bajo la glicina, Sömn (sueño), Desayuno en la hierba… son algunos de los sugerentes títulos. Las marcas de conchas de mar integradas en la profundidad del esmalte, blanco o negro (tenmoku), introducen sombras y relieve en las superficies planas. Según el catálogo de presentación: «la regularidad de su definición formal es quebrada de inmediato por su autor para insuflar en cada una de aquellas piezas elevadas dosis de expresividad, de gesto. Para ello rompe la linealidad de los lados y en algunos casos fisura el interior de la superficie hasta producir oquedades, sumideros por los que se evacua el espacio. Además introduce “sombras” en la propia superficie; por ejemplo mediante la huella dejada por las conchas que han servido de sostén a la plancha durante el periodo de cocción. Así la tersura brillante de la superficie, recubierta por el esmalte blanco o negro se transforma en un campo plástico sutilmente alterado que al mismo tiempo testimonia el desarrollo de su proceso de elaboración.[…]» (Javier Hernando).

silueta21_jassilueta20_jas

En una de las paredes se ha colocado una secuencia de 10 piezas, Siluetas, formas recortadas en el espacio que se apoyan en los segmentos que le sirven de pie cuando funcionan como bandejas. Se detiene este diálogo en la presencia del color negro profundo (sobrio y elegante) representado con amplitud de matices. En otra de las paredes, con el título de Sömn (sueño sueco), se evoca por medio de una pieza blanca y otra negra el resumen de la lírica de todo el discurso planteado en el tema de Reversibles. Un resumen que recoge el sentido de esta exposición donde la conseguida intención artística de José Antonio Sarmiento ha sintetizado la expresión del volumen y la pintura junto a su pensamiento sobre la razón de ser de una alfarería contemporánea que utiliza para reflexionar sobre los valores de la hospitalidad. Flota en el aire la presencia y representación de lo Relativo, confluencia en la que han coincidido Oriente y Occidente –desde parámetros del arte «zen» al llamado arte «informal» europeo.

Se ofrece al espectador/usuario la oportunidad de participar de un modo activo al decidir el uso: la posición en que la pieza podrá ser contemplada, o utilizada en determinados momentos de celebración.

Túmicielo17_ jaSarmientotúmicielo17b_jas

José Antonio Sarmiento Reversible: Túmicielo 2008

37 x 27 x 5 cm. Gres, esmalte, cobalto y marcas de conchas; 350€

Fotos en Flickr:

DESHIELO / TÚMICIELO / NOCTURNO Y SILUETAS / LUGARES / CONTORNOS

Información:

Galería Cuatro Diecisiete
C/ Príncipe de Vergara 17
Madrid
tlf: 91 4353020 / 91 4348546

Enlaces relacionados: